Tratamientos

En el Centro de Piso Pélvico brindamos a cada paciente un tratamiento personalizado, sin protocolos generales, centrándonos en las necesidades que presenta esa persona en particular.

Conoce nuestros tratamientos

Biofeedback electromiográfico:

El biofeedback es una técnica a través de la cual se nos permite mostrar la señal de la actividad muscular que presenta el piso pélvico u otros músculos de interés. Con esto conseguimos en el paciente una mejoría en la función, mucho más rápida, ya sea para la toma de conciencia, el fortalecimiento o la mejor capacidad de relajación voluntaria. Con estos cambios influimos muy positivamente en la recuperación de cuadros dolorosos, incontinencias, prolapsos o disfunciones miccionales, entre otros.

Esta tecnología permite realizar de manera más entretenida y lúdica el reentrenamiento muscular del piso pélvico, lo cual la convierte en una herramienta muy interesante para el tratamiento en niños.

Así también nos permite realizar algunas valoraciones de vital importancia para el diagnóstico y planificación del tratamiento en cada paciente.

tratamientos

Electroestimulación muscular:

Es una técnica de fisioterapia que consiste en aplicar una corriente eléctrica específica, a través de los distintos músculos del suelo pélvico.

Se realiza mediante electrodos adaptados al área a tratar y se utiliza tanto en mujeres como en hombres.

La electroestimulación nos permite mejorar el tono, la fuerza y la velocidad de contracción muscular, también a modular el dolor e incluso para ayudar al paciente a percibir la contracción en aquellos casos donde, por diferentes motivos, no puede generar contracciones de manera voluntaria o no saben cómo utilizar estas estructuras, mejorando así la propiocepción y el control.

Neuromodulación periférica

Neuromodulación periférica (del nervio tibial posterior):

Se trata de técnicas que, con aparatos de electroterapia específicos, nos permiten estimular nervios periféricos y conseguir así provocar reacciones fisiológicas en la parte del organismo que nos interese, con el objetivo de conseguir: modulación del dolor, control vesical, estimulación de reflejos, control ano-rectal, etc. Algunas de las patologías en las que se ha estudiado la neuromodulación periférica a través del nervio tibial posterior con muy buenos resultados son: la vejiga hiperactiva, encopresis, dolor pélvico crónico, hipotonía vesical o incontinencia fecal.

Educación al dolor crónico:

En pocos años se han hecho importantes avances en el estudio y manejo del dolor crónico. Uno de los más relevantes es el que hace referencia a la educación al dolor a los pacientes por parte de sus fisioterapeutas.

La educación al dolor crónico, neuroscience education o explain pain, consiste en enseñar a los pacientes conceptos muy básicos sobre la fisiología del dolor en el organismo y las implicaciones del sistema nervioso en los mecanismos de recuperación o por el contrario de perpetuación del cuadro doloroso, siempre con un lenguaje claro y adaptado.

El objetivo es darle al paciente posibles respuestas de lo que le está pasando y enseñarle que hay factores que pueden estar provocando que el dolor se prolongue en el tiempo e intentar, mediante estrategias activas, abordar rasgos característicos de los pacientes que sufren dolor pélvico crónico, el miedo al movimiento (kinesiofobia), la disminución de la líbido o de la función sexual y en general, la calidad de vida.

La educación al dolor en fisioterapia busca dar al paciente una mejor comprensión de su problema y del funcionamiento del dolor.

Lo descrito anteriormente no debe sustituir, si es necesario, el apoyo de un psicólogo especialista en dolor pélvico crónico, el impacto del dolor en la esfera emocional requiere un abordaje multidisciplinar con la ayuda de la psicología.

De la misma forma, debe utilizarse como complemento a las terapias físicas como la terapia manual, la punción seca, la diatermia, o la neuromodulación.

Técnicas manuales miofasciales

Técnicas manuales miofasciales:

Las técnicas manuales dirigidas sobre la estructuras miofasciales tienen un potente efecto a nivel local, pero también sobre el sistema nervioso lo que permite influir en los procesos dolorosos de diferente origen: miofascial, neuromuscular, visceral, etc. Así a través de los reflejos músculo-víscero-cutáneos o reflejos somato-simpáticos, podemos tratar síndromes como el dolor pélvico crónico como la prostatitis, cistitis intersticial, atrapamiento nervio pudendo o vulvovestibulitis, entre otros, siempre que se haya descartado por el médico especialista otras causas dolor.

Diatermia/radiofrecuencia y ultrasonidos:

Son técnicas muy empleadas en procesos dolorosos, inflamatorios, etc. Nos permite, fundamentalmente, aumentar la temperatura en tejidos profundos y, con esto, acelerar el metabolismo de la zona y su capacidad de regeneración. Con ello reducimos el dolor y la inflamación. Otra aplicación importante es la utilizada en procesos fibróticos, adherencias y cicatrices por su capacidad desfibrosante. Por lo tanto, cualquier lesión obstétrica como episiotomías o desgarros, o enfermedades del tejido conectivo como el síndrome de Peyronie, pueden ser tratadas con estas técnicas como complemento a otras intervenciones.

Reeducación de la sensibilidad rectal:

Esta técnica, aplicada mediante balones rectales, se utiliza en diferentes patologías como la encopresis, incontinencia de heces, estreñimiento crónico, etc. tal y como se recomienda la asociación Europea y Americana de gastroenterología.

Buscamos reeducar y mejorar la sensibilidad del recto y los reflejos ano-rectales, imprescindibles para una correcta función defecatoria.

Mediante el uso de pequeñas sondas hinchables a las que se les hace llegar distintos volúmenes de aire, se provocan distintas sensaciones en el paciente relacionadas con las ganas de defecar. Reeducaremos así, los umbrales de sensación de ocupación o ganas de ir al baño, así como los distintos reflejos o el mecanismo de expulsión con un pujo controlado.

Se usa principalmente como complemento a otras técnicas como el biofeedback electromiográfico, la imaginería motora, las técnicas de relajación o la neuromodulación.

tratamientos

Punción Seca:

Es una técnica realmente útil en el tratamiento de los pacientes que sufren síndrome de dolor pélvico crónico. Utilizada por fisioterapeutas especialistas en la anatomía del piso pélvico, nos permite tratar, con espectaculares resultados, los síndromes de dolor miofascial relacionados con todas las patologías englobadas en el síndrome de dolor pélvico crónico (prostatitis, cistitis intersticial, atrapamiento nervio pudendo o vulvovestibulitis) llegando a suponer un gran alivio en la sintomatología dolorosa.

La efectividad de la técnica depende en su totalidad de la precisión y rigurosidad con la que se emplea. La musculatura del suelo pélvico, de la pared abdominal y lo músculos relacionados (piramidal, psoas iliaco, cuadrado lumbar, aductor mayor, glúteos…) pueden estar implicados el síndrome de dolor pélvico crónico tanto en mujer como en hombre. La punción seca puede, y debe, combinarse para potenciar sus efectos con otro tipo de tratamientos.

tratamientos
Neuromodulación periférica

Ejercicio terapéutico:

Se denomina así, a aquel ejercicio que los distintos especialistas en el movimiento realizamos de forma supervisada y adaptada las necesidades de cada paciente. Es una herramienta, que nos permite trasladar los tratamientos del suelo pélvico y el abdomen a la máxima funcionalidad y adaptarlo a los objetivos que tenga cada persona, según sus actividades diarias. Alguna de las patologías para las cuales utilizamos ejercicio terapéutico de forma integral son: incontinencia urinaria, prolapsos, preparación al parto, diástasis abdominal, etc.

Además, como hemos comentado antes, la actividad física y el ejercicio controlado es una de las herramientas más evidenciadas para el manejo de pacientes con dolor crónico.

Siempre la combinaremos con otras como el biofeedback, la diatermia o la electroestimulación para garantizar un resultado óptimo.

tratamientos
preparacion-al-parto-banner

Preparación física al parto / masaje perineal:

Los cambios hormonales y musculo-esqueléticos que se producen durante el embarazo, y en el momento del parto, son los principales factores de riesgo para la aparición de disfunciones de la pared abdominal y el suelo pélvico, como incontinencia urinaria, descenso de las vísceras, diástasis abdominal o dolor en las relaciones sexuales, etc.

Todas pueden prevenirse mediante fisioterapia en la preparación al parto.

Otros factores de riesgo durante el embarazo, que pueden controlarse durante el mismo, son padecer incontinencia urinaria antes del tercer trimestre o aumento de peso mayor a 12kg.

La fisioterapia en este momento se centra en los siguientes aspectos:

  • Control, movilidad y flexibilidad de la pelvis para favorecer la biomecánica de las fases de encajamiento, expulsivo y alumbramiento.
  • Tonificación, control y fortalecimiento de los músculos abdominales y del suelo pélvico (determinantes para la eficacia durante los pujos y permitir la adecuada salida del bebé).
  • Mejora de la condición física mediante ejercicios adaptados, seguros y supervisados. Para aliviar o prevenir el dolor lumbar y/o pélvico que con tanta frecuencia se dan durante la gestación.

Se puede empezar desde la semana 16 de gestación.

Durante la preparación al parto se aprenden pautas correctas para realizar actividad física segura y eficaz, ejercicios y posturas para mejorar la biomecánica de la pelvis, educación postural, se automatiza la respiración diafragmática para mejor oxigenación del bebé y de la madre, se realizan ejercicios específicos de los músculos del suelo pélvico, y del transverso abdominal, se enseña a aplicar el masaje perineal de forma auto-aplicada o con ayuda de la pareja y se aprenden y practican los distintos tipos de pujo que pueden realizarse con ayuda del EPI-NO.

tratamientos